4 de noviembre de 2011

COLD LOFT


Y desapacible el cielo termina la semana, nubes grises y violetas.
Ya viene sigiloso el hombre del abrigo grueso, que cae sobre los bloques y árboles como niebla vacía y suave. Murmuran por la calle que bajan 12 grados, pero no los precios.
Mi garganta. 
 
A veces vuelco la cabeza aquí como el bolso sobre el escalón del portal.
Todo fuera (¿dónde están las putas llaves?). 

-

Un loft desaturado y brillante de ventanas desnudas. Gris frio y blanco blanco. El contraste negro. Suelo de madera cruda. Toques de flores sobre la mesa y la manta enrollada en el sillón que dan vida a este iglú.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada