25 de junio de 2013

OFFICESPACE IN REDFERN, SYDNEY

El viejo cobertizo de hojalata sirvió de inspiración al arquitecto.
Desmontaron el antiguo hierro corrugado y lo colocaron sobre la nueva obra.
Desde fuera no ha cambiado mucho.
Pero arriba brotó una gran ventana que inunda de luz el interior.
Materiales en crudo y ese aspecto industrial afuera,
que no tiene nada que ver con el cálido suelo de madera dentro.







 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada