28 de enero de 2014

LA HABITACIÓN MÁS PEQUEÑA DE CASA

En ocasiones tendemos a llenar de trastos la habitación más pequeña de casa,
y lo que iba a ser un vestidor termina siendo un espacio "multifunción" sin orden ni concierto.
Si trabajamos desde casa puede servir de estudio con armario de ropa blanca para aliviar el ropero,
pero a veces necesitamos más espacio para trabajar y pensar en mudarnos puede ser inviable.

El error está en la manera automática de concebir los espacios. Es decir, cuando vemos por primera vez
una casa o un piso pensamos que la habitación más grande debe ser el dormitorio principal, y no es así.

Una de las primeras premisas de la decoración es tener en cuenta la función que se va a desarrollar en ese espacio.
Por tanto, si necesitamos más metros para trabajar que para dormir, lo lógico es dedicar la estancia más grande para despacho.

La habitación más pequeña de casa puede ser perfecta para un dormitorio principal y verse reducido a una cama solo.
Bien iluminada y amueblada con lo justo, sin sobrecargar, dará la sensación de habitación de hotel.

¿Qué te parece mover la cama a la habitación más pequeña? ¿Te animas?











// Si te ha gustado compártelo, suscríbete aquí o sigue el bureau desde facebook, twitter y pinterest. //

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada